Make your own free website on Tripod.com
AMOR E INTIMIDAD

Proponer alguna definición de lo que debe ser el “amor”, además de un acto de autoritarismo , necesariamente resulta una opinión relativa y contaminada de la propia experiencia, de la posición que cada quien asuma en la vida. Resulta más productivo intentar comprender nuestras creencias al respecto, e indagar las diferentes manifestaciones acerca de eso que llamamos las relaciones "amorosas" . Ante todo, cabe hacer notar que la palabra “amor” ha sido motivo de fragmentaciones y de interpretaciones muy diversas; podemos decir que en realidad no tenemos claro que queremos decir cuando afirmamos que “amamos” a alguna persona , causa o idea. Para ciertas personas “te amo” puede más bien significar te necesito o bien , necesito que me necesites, mientras que para otras puede ser deseo tú aprobación o tal vez, deseo controlarte . De la misma manera, la palabra amor puede entenderse como necesito ser dependiente de ti , quiero que seas dependiente de mi, te deseo sexualmente, me gustaría tenerte para mi nada más, etcétera . Estas idea del amor entendidas como tener y explotar al otro, como utilizar y poseer, excluye otras posibilidades que hablarían de una idea del amor mucho más creativa . En las expresiones de eso que llamamos "amor" es posible encontrar reflejadas nuestras propias necesidades disfrazadas de entrega, abnegación y demás términos con los que decoramos nuestras carencias proyectadas en las relaciones afectivas. Detrás de una imagen muy "amorosa" puede haber posesión, celos, control y para decirlo de manera más clara: agresión. No hay que desatender el mensaje que llevan algunos de nuestros dichos y refranes coloquiales como aquel que dice: "del odio al amor solo hay un paso" . Sin embargo, nos fascina maquillar nuestra imagen social y presentarnos con una gran capacidad de “amar”, cuando que en realidad es muy factible que estemos ansiosos de recibir afecto, apoyo, cariño, comprensión y todo eso que conforma nuestro enorme inventario de necesidades. EL “AMOR ROMÁNTICO”: El amor clásicamente descrito en la literatura , poesía y telenovelas en términos de agonía y éxtasis es lo que habitualmente llamamos “ amor romántico” . A pesar de todo lo que se ha dicho y escrito sobre el tema , muchas personas continúan preguntándose qué es el “amor romántico” , ese estar “locamente enamorado” y sobre todo , si esto puede durar toda la vida . Estas dudas radican especialmente en los jóvenes quienes observan el ardor de una pareja de solteros que, al casarse, se tornan en una relación aburrida , monótona , desilusionada , hostil, carente de pasión , de sexualidad y de atenciones . Una pareja que se sumerge en una relación larga y duradera como en el caso del matrimonio, se encuentra rodeada de responsabilidades , tensiones y frustraciones de la vida cotidiana, particularmente económicas. Con desilusión observan como gradualmente se van perdiendo la seducción , las miradas coquetas y las sonrisas encantadoras. Entonces cabe preguntarse ¿Es ese el destino obligado de todas las parejas ?¿ Necesariamente una relación de pareja de larga duración como el matrimonio camina, lenta e inexorablemente hacia la monotonía e indiferencia? ¿Qué sucede en ciertas parejas que gradualmente extinguen el interés , el cuidado, la atención y la pasión por el otro? El amor es atractivo y placentero pero es también un asunto serio y delicado y , a menudo , fuente de decepciones que derivan en agresividad ya sea hacia uno mismo ( como es el caso del suicidio ) o hacia el otro : celos , posesividad , control , ofensas. En casos lamentables, la agresividad llega al homicidio cuando el otro no cumple expectativas o se rebela ante imposiciones. El MIEDO A LA SOLEDAD: La soledad es una amenaza permanente al grado que llegamos a extremos increíbles para intentar disolverla, pues estamos dispuestos a pagar lo que sea con tal de no sufrir por ella. Es tan grande nuestro miedo a la soledad que compramos afecto y compañía aunque en esta operación comercial entreguemos nuestra independencia y libertad. No dudamos en entregar todo eso con tal de sentir el bálsamo de la compañía porque es tan grande la confusión en la que vivimos, que no logramos percibir la diferencia entre estar sólo y sentirse sólo. La forma más espontánea e inmediata que se nos ocurre para evitar la soledad es la idea de la “intimidad”. Pero esta "solución" es mucho más complicada de lo que parece, ya que el sendero a la intimidad está atestado de múltiples barreras que han surgido del fondo cultural del individuo, de sus necesidades personales y de sus temores individuales. Una aproximación hacia el amor implica analizar la capacidad de estar solo sin sentirse solo ; el necesitar a otra persona sólo por compañía significa apego y dependencia originadas por el aguijón de la soledad . Sentirse sólo es un acto de autocompasión , de lástima y dolor por lo que no se tiene . Por el contrario, estar sólo es tomar conciencia de nuestra propia realidad, de la responsabilidad hacia uno mismo. Al percibir la individualidad, necesariamente se comprende la ficticia división entre eso que llamamos “yo y los demás”. UNIONES ANGUSTIANTES: Percatarnos de que estamos solos es un acto de profunda percepción de que en realidad, nosotros y el mundo que nos rodea somos la misma cosa. Percatarse de que estamos solos puede ser el principio de una perspectiva diferente en la manera de imaginarnos a nosotros mismos y a los demás, dejando atrás formas y actitudes de relación cargadas de necesidades y apegos. La conciencia de que estamos solos puede, paradójicamente, crear en nosotros la conciencia de unidad con lo que nos rodea sin tener que recurrir a mitos como la “intimidad”. Muchas parejas lo que en realidad llevan a cabo en nombre del “amor” es una unión angustiante , en donde cada quien alimenta las necesidades del otro . El llenar los vacíos de uno a través de otra persona en lugar de desarrollar los recursos propios , es colocar a la otra persona en un nexo esclavizante en donde finalmente ambos resultan atrapados. Este tipo de dependencia es tan tóxica como las drogas y asfixia cualquier de intento de creatividad . En las relaciones matizadas por la productividad, la sensibilidad a las necesidades y preocupaciones del otro se comunican, analizan y se ponen sobre el camino de la resolución. Para ello la comunicación es pieza clave y, por ello, más que el simple hablar , hay que entender la capacidad de abrirse al otro sin reservas ni temores sino más bien , como un compartir las diversas experiencias del vivir cotidiano .El miedo y la desconfianza son la tumba de las relaciones de pareja y, en las relaciones de calidad , los amantes no son enemigos potenciales sino que al contrario , pueden llegar a ser los mejores amigos . DESCONFIANZA: Nuestros sentimientos de desconfianza y soledad provienen de varias fuentes erosionando y desgastando por igual a personas y a estructuras sociales: sentimos nos ha fallado el sistema de gobierno: los que prometían un futuro mejor económica y emocionalmente hablando, los que hablaban de cambio y que ahora son los más interesados en que todo siga igual, los que hablan de “honestidad” y viven de la simulación. Sentimos nos han fallado aquellos que nos vendían la “felicidad” bajo la forma del Tener más que del Ser: consumismo, "roce" social, clubes, fiestas" exclusivas", carros, cigarros y ropa para "gente bonita". Sentimos también que nos han fallado los que hablaban en nombre de Dios porque han convertido los templos en sucursales de partidos políticos. Descubrimos que los que decían que el reino de Dios "está en los cielos" , cuando hablaban de la felicidad, en realidad se referían a la ofertas del Poder en sus alianzas con las religiones autoritarias. Todo eso ha fallado y ahora que nos encontramos solos con nuestras frustraciones ¿Qué es lo que hacemos?: recurrimos a la mágica idea del "amor", que todo lo puede y todo alivia. Al crear a un nuevo Dios, el Dios amor, depositamos en él expectativas, anhelos, respuestas, pero ante todo, buscamos el alivio de nuestra soledad. Ante tanta falta de credibilidad y confianza es posible enroscarse alrededor de alguien como parte de nuestra fantasía de que no estamos solos o que al menos, viajamos juntos rumbo a la enajenación, la destrucción y la soledad. Ante el fracaso de tantas promesas que nos pintaban un mundo de fantasía , creamos otras en torno a eso que confusamente llamamos “amor”. Creemos que la cercanía "íntima" con alguien (cualquiera que sea nuestro concepto de intimidad) va a resolver nuestra soledad y los miedos que en ella habitan. En medio de toda esta sed es muy fácil producir el espejismo de un oasis prometedor que calme nuestras necesidades profundas, insatisfacciones y complejos ; y así, aturdidos y perplejos, es muy cómodo que fabriquemos la fantasía de estar acompañados, de que ahora sí, en esa persona encontramos lo que buscábamos. Nuestras búsquedas son la proyección de lo que necesitamos ; quien se encuentra en paz no busca porque puede mirar de frente sus carencias, las asimila y trabaja en ellas sin recurrir el mito de la "intimidad" y del “amor”. INTIMIDAD Y CALIDAD: Como antídoto para el veneno de la soledad recurrimos a la idea de la “intimidad”. Una manera de intentar evitar los escalofríos que produce el veneno de la soledad es recurriendo a la magia de la palabra "intimidad". Esta palabra es comúnmente manejada como una gran proximidad hacia alguien ( física y sexual) dejando de lado otros aspectos no menos importantes de las relaciones humanas. De hecho, cuando decimos que se tienen relaciones sexuales, nos referimos a ellas como "relaciones íntimas". La intimidad , al ser reducida a un mero contacto corporal, puede producir una intensificación del sentimiento de soledad porque como popularmente se dice, en ocasiones no hay peor soledad que cuando se está acompañado. La soledad se incrementa no solamente cuando hay escasas posibilidades de otras formas de acercamiento, sino cuando buscamos en el otro la satisfacción del Ego personal y la resolución de nuestra frustraciones. En la intimidad se encuentra la posibilidad de desarrollar un trabajo de alta calidad en la construcción de la confiabilidad, reciprocidad, mutualidad y gozo. Con la confiabilidad la intimidad deja de ser uno asunto individualista y se expande, pero más que invadir al otro, se realiza un acercamiento de calidad pues a pesar de ser dos, se percibe la totalidad sin fragmentaciones. Sin perder la identidad individual se es al mismo tiempo parte del otro. En la reciprocidad se rompe la barrera de lo "mío" para dar paso a lo "nuestro". Ya no se piensa en términos exclusivamente individuales pero no se renuncia a la conciencia individual. En la mutualidad, más que pararse en el mismo pedazo de la realidad y pensar engañosamente que coincidir en todo significa “amor”, se reconoce la diferencia con el otro y se comparte la inquietud por lograr la unidad que existe en la diversidad .El gozo surge cuando se descubre que el otro no es uno mismo y que uno no es el otro. El reconocer la propia individualidad en la compañía del otro y, al mismo tiempo, la intimidad del otro en nuestra compañía es altamente placentero. La dimensión de lo íntimo es mucho más que un aferrarse para poseer y controlar, buscando con ello la satisfacción de los apegos. Desde esta perspectiva, lo íntimo es un placer de alta calidad que emerge de la serenidad y de la confianza. Dr. Gaspar Baquedano, Psiquiatra.


DR. GASPAR BAQUEDANO LÓPEZ.PSIQUIATRA.

APARTADO POSTAL 67 CORDEMEX
Tel: 9416426
MÉRIDA, YUCATÁN MÉXICO 97110
baquedano@yahoo.com



RETORNO:

A LA PÁGINA PRINCIPAL::